sábado, 7 de febrero de 2009

El polémico caso Eluana Englaro


Muy buenas amigos, esta vez escribo para hablar del caso de la joven italiana de 38 años Eluana Englaro, en estado vegetativo desde 1992 y cuyos familiares pedían que se le dejase morir, según la voluntad que manifestaba ella si le ocurriera algo de esto. Y por mala fortuna, le ocurrió. Pues bien, tras años de esperanza, los progenitores comenzaron a luchar para librar a su hija del trance irreversible.

Hoy los diarios informaban que, al fin, se cumplía su voluntad, y los profesionales médicos, paulatinamente, irán retirando la alimentación asistida y la hidratación artificial. El padre de la susodicha lo ha calificado de "tortura inhumana" y es que el gobierno de Silvio Berlusconi ha puesto todos los medios posibles en contra de la familia para que no se cumpliese la última voluntad de la muchacha. Así, se dictó un Decreto-ley de urgencia, que el presidente de la república, Giorgio Napolitano, no ratificó. Un rechazo que no hizo detener la decisión del Ejecutivo de continuar con su objetivo, ya que horas más tarde se aprobaba un proyecto de ley con el mismo contenido que se intentará aprobar en el tiempo récord de dos o tres días en el Parlamento. La primera no prosperó, y esperemos que la segunda sea desestimada.

El Tribunal de Apelación de Milán autorizó a la familia Englaro a retirar la alimentación artificial que mantiene con vida a su hija, un fallo que el pasado noviembre fue confirmado por el Supremo. El 2 de enero, Eluana Englaro fue trasladada a la clínica Quiete de Udine, donde un equipo médico formado por voluntarios iniciaron ayer la reducción de la alimentación que se suministra mediante una sonda, a la mujer.

Sin embargo, Berlusconi, dice seguir luchando para salvar una vida humana, apoyado por el sector religioso, encabezado por el papa. Benedicto XVI ha pedido este sábado defender "con vigor la absoluta y suprema dignidad de cualquier vida humana", en su mensaje para la Jornada Mundial del Enfermo, difundido por la oficina de prensa del Vaticano. El Pontífice ha añadido que "con el pasar de los tiempos, no cambia el mensaje de la Iglesia que proclama que la vida humana es bella y va vivida en su totalidad también cuando es débil y está envuelta en el misterio del sufrimiento". Y no era de menos esperar un discurso tan retrógrado como la institución misma de la Iglesia es.

Es cierto que el Estado debe vigilar el orden y la paz pública, lo que incluye la seguridad y la protección de la vida de cada ciudadano. Y así lo sostuvo en un principio el teórico del liberalismo Thomas Hobbes, para quien el Estado verdadero debía garantizar el derecho de la vida sobre todas las cosas, o como Max Weber, sociólogo decimonónico que sostuvo que "el Estado es el conjunto de personas dentro de los límites de un territorio que asume con éxito el monopolio legítimo de la violencia". Pero hay excepciones. Y es que ni la persona más estoica que exista, le gustaría pasar por lo que esta mujer ha pasado; y mucho menos por el sufrimiento de sus familiares, a quienes más ahoga el silencio de su querida hija. ¿Polémica ética? Yo no la veo por ningún lado. Para mi lo ético es que una persona en una excepcional situación de involuntad e incapacidad para desarrollar su vida siquiera, tenga su único deseo: morir de una forma digna y ganarse el descanso.

Hoy actualizo este artículo, porque al fin, la familia de la enferma y ella misma, se han ganado eso por lo que lucharon, y es que hoy la joven de 38 años ha fallecido. Una vez más, la eutanasia gana razón de ser, y yo seguiré esperando que lo transformen en derecho constitucional.

Ruben Romero Calzado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada